lunes, 10 de septiembre de 2012

Capítulo 7 : Dánae

Aquí tenéis el capítulo de esta semana. Es un poco corto, pero en él se descubren muchas cosas sobre Dánae. Esperamos que os guste.

Hace 5 años...
 
Dánae, Sean y yo estamos en el bosque. Siempre vamos allí todos los sábados por la mañana para jugar.
Son las 10 de la mañana y Dánae todavía no ha llegado. Decidimos esperar 5 minutos más hasta que llegue.
Cuando ya estamos a punto de irnos, Dánae llega con la lengua fuera.
 
-Lo siento...tenía que decirles a mis padres que iba a otro lugar. No quieren que venga al bosque.
-No importa Dánae.-Sean es el único al que no le importa esperarla porque está colado por ella-.
-Te hemos estado esperando desde hace 45 minutos.-Quiero a Dánae, pero me molesta que Sean esté colado por ella-.
-Bueno, vamos a jugar al escondite.
-Venga, que cuente Catnip. Sean, vamos a escondernos juntos.
 
Empiezo a contar mientras ellos dos se van de la mano.
Cuando termino de contar, salgo corriendo a buscarles. Busco y busco por todas partes hasta que les veo. Están cerca del árbol que se encuentra al lado del barrando. Antiguamente tenía una valla para que nadie se cayera por él, pero está toda rota y oxidada.
Pero lo que me impresiona es verlos a los dos besándose.
Me acerco a ellos con sigilo y les corto el rollo.
 
-Se suponía que estábamos jugando al escondite.
Se separan y me miran con cara de sorpresa.
-Lo siento Catnip.-Sean parece realmente arrepentido-.
Pero Dánae sonríe.
-Pues yo no lo siento.
Sean nunca me atrajo nada, pero al ver a Dánae tan enamorada, sentí celos.
-¡Te odio, Dánae!

Dánae se levanta y me empuja. Caigo justo al borde del barranco. Me levanto con cuidado para no caerme y la pego en la cara. Ella también me pega y yo la empujo.
Dánae cae por el barranco. Salgo corriendo hacia el borde del barranco pero no veo nada, sólo la oigo gritar.

-¡Dios mío, la he matado!
 -No, ha sido un accidente.-Sean intenta calmarme, pero en mi cabeza sigo oyendo los gritos de mi amiga-.
 -Me da igual, ¡la he empujado yo!
-Tranquilízate. Vámonos a casa.
-¡Pero tenemos que buscarla!
-Ya no podemos hacer nada por ella.
 
Nos vamos los dos con el corazón en un puño, desolados por la muerte de Dánae. Teníamos miedo por lo que nos podría pasar, en concreto a mí, pero decidimos callarnos, ya que Dánae nos ha dado la coartada perfecta. Ella dijo a sus padres que no vendría al bosque con nosotros, así que cuando nos preguntaron si la habíamos visto ese día contestamos que no.
 
1 año después...
 
 
Sean y yo nos reunimos junto al barranco. Hace meses levantamos un pequeño altar en memoria de Dánae con sus flores favoritas.
Dejamos también su peluche preferido, un osito de peluche que le regalé yo cuando cumplió 7 años.
Cada día me acuerdo de ella, de los días en los que jugábamos juntas. Aunque peleábamos a todas horas yo la quería.
 
-Sean, la hecho mucho de menos.-las lágrimas que tengo en los ojos desde hace rato amenazan con desbordarse-.
-Ya lo sé Catnip. Yo también...
-No me extraña, te dedicabas a comerle la boca a la menor oportunidad.
-No es ni el lugar ni el momento para hablar de eso.
-Tienes razón.
Le abrazo. Las lágrimas salen de mis ojos sin poder evitarlo.
-Daría cualquier cosa por verla otra vez...
 
En la actualidad...
 
Sigo impresionada por verla después de tanto tiempo.
-Dánae...¿cómo conseguiste sobrevivir?
-Pasad y te lo cuento.
Entramos en casa de Dánae para que me lo cuente todo. Sólo así podré cerrar ese capítulo de mi vida que me dejó dolida y haciéndome sentir como una miserable.

4 comentarios:

  1. OMG!! Que intrigaaa! Quiero leer el siguiente... Por favor no tardeis :D

    ResponderEliminar
  2. Por fa sigue Publicado, me encanta tu historia, pasate por mi blog.
    Besitos.
    PD: gracias por pasarte por mi historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que aquí mi amiga quiere publicar uno solo por día!
      ;)
      Nos tenemos que poner de acuerdo!
      Besoss y muchas gracias por pasartee!
      PD: Me seguiré pasando todo lo que tú quierass!

      Eliminar